¿Te suena esto de marca blanca?

Permíteme hacer una analogía. En aspectos comerciales de consumo masivo la idea básica de marca blanca es “productos igual de buenos que las grandes marcas y más baratos”.

Aplicados al contexto laboral/profesional,  imagínate: “Soy un profesional igual de bueno que los otros y más barato”. No creo que te guste esa.

Cuando me refiero a “Igual de bueno” es cuando me sigo definiendo como me sigo describiendo y proyectando igual que el resto.

Los que trabajamos recursos humanos lo leemos como: Esto es sólo un CV más.

Si eres una marca blanca, no te destacas del resto. Las empresas cada vez más ven la marca profesional de los candidatos que postulan.

Hay  síntomas de marca blanca frecuentes que  podrías estar cometiendo.

1- Te defines solamente con tu profesión. No eres sólo lo que estudiaste.

2- Tu puesto actual es tu carta de presentación. El objetivo o misión del puesto es la esencia del mismo. No un título.

3- Tienes un perfil profesional generalizado. Me refiero al objetivo cliché de contribuir con mi experiencia  a los objetivos de la empresa.  

 

Si te sientes identificado con alguno, entonces es el momento de cambiar.

Ahora, depende de ti. ¿Te animas? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *